Visita a "Tirant lo Blanc", Alzira

Hoy visita muy productiva al colegio Tirant lo Blanc. 
La directora del centro, Fany, nos ha contado la historia de su perro. Un día se lo robaron y tras mucho esfuerzo y sacrificio por encontrarlo, incluyendo Canal 9 y prensa, lo encontraron a los 30 días al lado de un contenedor de basura, moribundo, degollado y lleno de heridas provocadas por las peleas clandestinas de perros. El reconoció a su familia y con mucho amor y cariño lograron salvarlo y sacarlo adelante. Hoy, ya recuperado, es feliz, pero las secuelas emocionales del maltrato, la degeneración y la crueldad humana son más lentas de recuperar. Hasta cuando tendremos que soportar esto???!!! Si las autoridades competentes no son conscientes del valor de la vida animal y no reconocen los derechos que son inherentes a cualquier tipo de ser vivo, por lo menos que entiendan que hay perros que tienen dueño, sino familia, y que el robo de uno de ellos significa padecer y sufrir por lo que le estará sucediendo. Gente sensibilizada y concienciada, no solo los dueños de los perros robados, sufren cada vez que se tiene conocimiento de este tipo de noticias, si las autoridades competentes no solucionan el problema porque para ellos únicamente se trata de animales, que lo hagan por nosotros, los que tratamos de ser "seres humanos" de verdad, con todas sus complejidades, que tenemos derechos adquiridos y consolidados y que pagamos nuestros impuestos y deseamos que este problema termine ¡¡¡YA!!!. Hemos entrado en colegios donde niños de 9 y 10 años sabían y habían sido espectadores de este tipo de espectáculo bochornoso, violento, cruel, lamentable e inhumano. Si no es el ejemplo que nuestros dirigentes quieren para nuestra sociedad porque continúan existiendo? Por qué se siguen produciendo este tipo de barbaridades? Ya no sólo es maltrato animal, también es maltrato humano, a la gente evolucionada y consciente que lucha por un mundo donde nuestros hijos no tengan que padecer este tipo de aberraciones y que puedan vivir en paz y armonía, no sólo con nuestros compañeros de especie, sino también con otras especies que cohabitan con nosotros el planeta en el que vivimos y no les pedimos parecer sobre ninguna de las decisiones que tomamos que afectan a ellos mismos y a nuestro entorno. Hay quien dice que el ser humano es un Dios, no lo dudo, pero hoy por hoy.... un dios fracasado. Pero la evolución es imparable, y nuestro destino es vivir en un mundo mejor y más consciente, más allá de la indignación... yo creo en ello, y seguiremos luchando por ello.
BlogPerro de estroncioComentario